Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Johannes Brahms

martes 29 de julio de 2014


Cuestión de Sensibilidad

20 de julio

Brahms y el Cuarteto (II)

Cuestión de Sensibilidad El Cuarteto de cuerda en la menor op51 n.2fue terminado en 1873, al mismo tiempo que el número 1 en do menor, al cual le une un similar ambiente sombrío aunque en este caso dotado de un aire más poético. Fue estructurado en cuatro movimientos. Tras el poderoso Allegro non troppo inicial, formado por tres temas melódicos y referencias a las personales notas FAE (frei aber einsam), aparece el II. Andante moderato, el movimiento lento de la obra y también el más apreciado. Comienza lírico en la melodía del primer violín, con perfumes schubertianos, para ir ganando complejidad y dramatismo en densas texturas contrapuntísticas que lo van acercando al más puro universo brahmsiano. (vídeo Barbebleuei)  Quartetto Italiano Tras un Quasi minuetto. Moderato, un scherzo de línea frágil y ligera hasta la intensidad de su trio central; termina el Cuarteto en Allegro non assai – Più vivace, de carácter alegre y danzante con dos temas principales de vivo ritmo.

Ópera Perú

14 de julio

Pianista Ishay Shaer este jueves en Santa Úrsula

Pianista ofrecerá variado programa con obras de Schumann, Ravel, Bartók, Bach, Brahms y Mussorgsky(Difusión SFL) La Sociedad Filarmónica de Lima presenta este jueves 17 de julio a las 7:45 p.m. en el Auditorio Santa Úrsula al pianista israelí Ishay Shaer, continuando así con su exitosa Temporada de Abono 2014.En su segunda visita a nuestro país, Shaer interpretará Noveletten op. 21, Nº 8 de Robert Schumann; Juegos de agua, de Maurice Ravel; Al aire libre de Béla Bartók, Chacona en re menor de la Partita II para violín solo, BWV 1004 de J. Sebastian Bach / Johannes Brahms y Cuadros de una exposición, de Modest Mussorgsky.Ishay Shaer es uno de los principales pianistas jóvenes de Israel. Ha actuado en numerosos conciertos en todo el mundo y ha ganado premios nacionales e internacionales. Sus últimas actuaciones incluyen recitales en el Queen Elizabeth Hall y Purcell Room (Reino Unido), Varsovia Philharmonic Hall (Polonia), Preston Bradley Hall de Chicago (EE.UU) y el Teatro Solís (Uruguay).Ha participado en el Dame Myra Hess Memorial Concert Series y Swansea Festival of Music and Arts. Además, ha colaborado como solista con la BBC National Orchestra de Gales, Brandenburgisches Staatsorchester de Frankfurt, Orquesta Sinfónica de Navarra y con las orquestas más importantes de Israel.En el 2011, a raíz de una recomendación directa de Daniel Barenboim al maestro Zubin Mehta, Shaer fue convocado para tocar con la Orquesta Filarmónica de Israel, en reemplazo de Fazil Say. Esto llevó a seis conciertos posteriores dentro de la temporada de abono de la orquesta. Meses después, hizo su debut en la gran sala de la Tonhalle de Zurich tocando con la Orquesta de Cámara de Lausana.En 2006, Ishay Shaer ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Newport en el Reino Unido, y un año más tarde obtuvo el tercer premio en el Concurso Internacional de Piano en Italia “Silvio Bengalli”. En el 2009 fue premiado en el Concurso Internacional Beethoven en Bonn, y tocó con el famoso violonchelista Mischa Maisky.Ishay Shaer estudió en la Escuela Buchmann-Mehta de Música de la Universidad de Tel Aviv (en colaboración con la Orquesta Filarmónica de Israel) con Tomer Lev y Arie Vardi, en la que se graduó con honores.Venta de abonos y entradas en Teleticket de Wong y Metro.




Ya nos queda un día menos

2 de julio

Barenboim celebra junto a Rattle sus 50 años con la Filarmónica de Berlín

Le gusta a Sir Simon Rattle el experimento de tocar sin solución de continuidad dos obras diferentes. Que yo sepa, con la Filarmónica de Berlín lo ha hecho al menos con dos parejas: Atmósferas de Ligeti seguida del preludio de Lohengrin y la Sexta Sinfonía de Sibelius prolongada por la Séptima del mismo autor. Pues bien, en el concierto del pasado 18 de junio ha probado a unir La pregunta sin respuesta con la Metamorfosis de Richard Strauss. Funcionó de maravilla: la página de Ives se interpretó con la Philharmonie casi completamente a oscuras, con la trompeta ubicada al fondo de la sala, las flautas en el lateral izquierdo y la cuerda en el rincón derecho arriba del todo; inmediatamente, el conjunto de veintitrés instrumentos de cuerda situado en el escenario desarrolló la página del autor de El caballero de la rosa haciéndola sonar como respuesta a la inquietante pregunta planteada por el compositor norteamericano. ¿Y la interpretación? Perfecta la de Ives, por descontado. En cuanto al acongojante testamento de Strauss, Rattle comenzó ofreciendo una recreación sobria, desolada, en absoluto sentimental, encajando así a la perfección con la obra que la precede, y progresivamente fue subiendo la temperatura hasta alcanzar clímax no especialmente visionarios pero sí muy intensos, siempre dentro de una visión objetiva y despojada de todo artificio. Quizá le faltara, por su parte, un punto de magia sonora, pero ese ingrediente lo puso la soberbia cuerda de la Berliner Philharmoniker, que en este repertorio se siente más ella misma que en ningún otro. Claro que el plato fuerte de la velada –por eso estarán ustedes leyendo estas líneas– era la celebración de los cincuenta años (¡ahí es nada!) de colaboración entre Daniel Barenboim y la Filarmónica de Berlín. En los atriles, la misma obra que el de Buenos Aires y Ratte interpretaron en Atenas hace diez años en la cita anual del 1 de mayo: el Concierto para piano nº 1 de Brahms. Fue aquella una sesión memorable, porque a la sabiduría que Barenboim había acumulado en esta obra junto a señores como  Barbirolli, Kubelik, Mehta y Celibidache (incluso Böhm, me apunta Ángel Carrascosa) se unía la sorprendente inspiración de un Rattle escarpadísimo, hiperdramático y visceral. No he podido volver a escuchar aquella interpretación, que tengo comentada en este blog, pero lo cierto es que ésta a cargo de los mismos intérpretes me ha decepcionado en comparación con el recuerdo que guardo de aquella, sobre todo en lo que a Sir Simon se refiere: por descontado que el enfoque del primer movimiento continua siendo escarpado, y que en el segundo sigue resultando antes amargo que contemplativo, pero no encuentro la garra de hace ahora una década, y sí cierta complacencia en la increíble belleza sonora de la orquesta. Vamos, algo parecido a lo que ocurre en su integral de sinfonías brahmsianas también comentada por aquí. En cualquier caso, lo que hacen los maestros berlineses no es precisamente para desdeñarlo: ¡qué manera tienen las maderas de dialogar con el piano! ¿Y Barenboim? De dedos muy bien gracias, mal que le pese a algunos (a algunos críticos españoles, por más señas). En cuanto a lo interpretativo, vuelve a exhibir un sonido perfecto para el autor, a frasear con enorme riqueza de matices y a saber conjugar drama y lirismo en una recreación tan hermosa como sincera y comunicativa. Ahora bien, no se produce aquí el milagro del Primero de Tchaikovsky junto a Zubin Mehta, en el que le daba una vuelta de tuerca más a lo ya ofrecido en la interpretación del concierto del ruso en ocasiones anteriores. No: Barenboim ya ha dicho su última palabra en esta pieza, e incluso puede que lo haga ahora con un grado ligeramente menor de fuerza expresiva en los pasajes más dramáticos. Por eso mismo, preferible escucharle junto a batutas más inspiradas: la de Celibidache con la Filarmónica de Múnich y, por descontado, la que hizo con el mismo Rattle en Atenas. Estas dos más la de Gilels con Jochum (precisamente con la Filarmónica de Berlín), y quizá también la que Barenboim hizo en su juventud junto a Barbirolli, son mis grabaciones favoritas de la genial página brahmsiana. Ah, la velada berlinesa, que se retransmitió no solo en la Digital Concert Hall sino también en numerosas salas de cine, tuvo como epílogo una interpretación sublime del Nocturno op. 27 nº 2 de Chopin: Barenboim en la cumbre de su inspiración, paladeando las melodías con la más absoluta concentración, fraseando con los más ricos matices posibles, acumulando tensiones de la manera más natural hasta alcanzar un clímax ardiente y sabiendo ser creativo siempre al servicio del compositor (¡ay, Pogorelich!), no de su propio ego. Este último, en cualquier caso, se vio recompensado con larguísimos aplausos en solitario –orquesta y director ya fuera del escenario–, con todo el público de la Philharmonie en pie.



Ópera Perú

16 de junio

Fallece el maestro Rafael Frühbeck de Burgos

Juan Carlos Cárdenas - EFE(EFE) El maestro Rafael Frühbeck de Burgos ha fallecido este miércoles en Pamplona a los 80 años a causa de un proceso canceroso que había obligado a su hospitalización en una clínica de esa ciudad el pasado 13 de abril, han informado a Efe fuentes próximas a la familia.Frühbeck de Burgos, nacido como Rafael Frühbeck Frühbeck en la ciudad de la que tomó el apellido el 15 de septiembre de 1933, está considerado como el director de orquesta español con mayor prestigio internacional desde Ataúlfo Argenta, y en la actualidad era titular de la Orquesta Sinfónica de Dinamarca y director emérito de la Orquesta Nacional de España.A lo largo de su carrera dirigió más de un centenar de orquestas en Europa, Japón, Estados Unidos y Canadá, y su talento fue reconocido en estos dos últimos países, donde ha subido al podio de las filarmónicas de Nueva York, Los Ángeles, Filadelfia y las orquestas sinfónicas de Cincinnati, Boston, Pittsburgh, San Luis, Chicago, Toronto y Montreal.Rafael Frühbeck de Burgos, "el incansable", gozaba de la misma fama que coetáneos como Maazel o Mehta gracias a una carrera internacional de excelente arquitectura, rigor y "chispa", defendida con tanto tesón como "la marca" España, que predicó cuando el país musicalmente no era más que una entelequia.De verbo brillante y fuerte carácter, el director que más veces se ha puesto al frente de la Orquesta Nacional de España (ONE), en torno a 500, siempre ha presumido de nacionalidad y ha contado complacido el porqué de su apellido a la vez que ha aprovechado la circunstancia para hacer una defensa cerrada del potencial del talento musical español. El maestro se añadió el "de Burgos" porque al "comisario político" de los años 50 le parecía "muy extranjero y casi sospechoso" lo de "Frühbeck Frühbeck", aunque él hubiera nacido en la ciudad castellana, en la que su padre, un óptico, se había establecido "maravillado" por su clima y a la que llevó a vivir a la que entonces era su novia, además de prima. Frühbeck, con 110 conciertos de media al año, había conseguido superar la "edad fatídica" para los directores de los "cuarenta y tantos" -"se mueren muchos de infarto", dice-, y ha gozado desde los 60 de "una nueva juventud" y muchas glorias profesionales aunque siempre ha pensado que "lo bueno" está por venir porque la música, argumenta, es "eterna e inacabable". Este "marco polo" del 33, con giras de 30.000 kilómetros en un mes siempre cargado de kilos de partituras, ha sido siempre un prodigio de "impulso vital".No le cansaban los viajes sino los aviones y aguantaba conciertos larguísimos sin dar nunca muestras de agotamiento...hasta el pasado 15 de marzo, cuando sufrió un vahído mientras dirigía a la Sinfónica de Washington, en el Kennedy Center de la capital estadounidenseFrühbeck empezó a mostrar signos de cansancio a las dos horas de dirigir y cuando faltaban diez minutos para que concluyera Pini di Roma, de Respighi.Se apoyaba cada vez más en la barandilla del podio y pareció que se iba a caer aunque consiguió recuperarse y concluir, ya sentado, la pieza y luego levantarse para recibir una ovación "increíble" del público.Al regresar a España, se puso en manos de su hija e hijo, ambos médicos, e ingresó en una clínica de Pamplona, donde estuvo hospitalizado a causa del proceso canceroso que llevó a anunciar, "con gran dolor", su retirada definitiva de los escenarios porque no puede afrontar sus compromisos profesionales "de manera óptima".Temprano intérprete de Haydn y Mozart y entregado a "sus" clásicos, de Beethoven a Bach, de Korsakov a Ravel, pasando por Albéniz y Turina -que también ha orquestado-, aquella noche en Wasghington interpretó piezas de Debussy y Rachmaninoff con el plato fuerte de El amor brujo de Falla.Pero el que le gustaba especialmente es el "Requiem" de Brahms, que dirige de memoria, porque, según decía en una entrevista con Efe, le acerca "sin temor" a la muerte.Su curiosidad musical no se vió nunca saciada y es "muy partidario" de contemporáneos como Claudio Prieto, Antón García Abril, José Peris, con el que coincidió en Munich, Luis de Pablo, Tomás Marco, Cristóbal Halffter, Lorenzo Martínez Palomo o el vienés Rainer Bischof.Director musical de orquestas de "fuste" e invitado habitual en las mejores del mundo, el que fue director, de 2004 a 2011, director titular y artístico de la Dresden Philharmonic lo era desde 2012 también de la Danish National Orchestra.Frühbeck llevaba  a sus espaldas decenas de interpretaciones de la "Novena" de Beethoven, que le conmueve porque esta "banda sonora de la humanidad y la superación" consigue, como pocas, conectar con el público.La Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE), que dirigió entre 1962 y 1978 y de la que es titular emérito, anunció el pasado mes el lanzamiento de su sello discográfico con la "magnífica" versión de Carmina Burana como primer título de la colección, porque, a pesar de su intensa relación, no había hasta la fecha ningún registro fonográfico con él. Iba a ser el invitado estrella de la presentación, como lo sería del título que tenía previsto dirigir en el teatro de la Zarzuela, Los diamantes de la corona, de Barbieri, en noviembre, porque su cabeza y su agenda seguían hasta ahora en plena forma, pero el cuerpo, como él dijo recientemente, "ha aguantado hasta donde ha aguantado y Dios ha querido".

Johannes Brahms
(1833 – 1897)

Johannes Brahms (7 de mayo de 1833 - 3 de abril de 1897) fue un pianista y compositor alemán de música clásica del Romanticismo. A Brahms se le considera el más clásico de los compositores románticos, manteniéndose fiel toda su vida al clasicismo romántico y conservador influenciado por Mozart, Haydn y en especial Beethoven. Fue posiblemente el mayor representante del círculo conservador en la “Guerra de los románticos”. Sus oponentes, los progresistas radicales de Weimar, estaban representados por Franz Liszt, los miembros de la posteriormente llamada Nueva Escuela Alemana, y por Richard Wagner. Nació en Alemania, donde su obra romántica, conservadora y con un clasicismo muy contenido no fue bien recibida. Debido a esto, en 1862 se autoexilió en Viena, donde creó lo mejor de su repertorio sinfónico y de conciertos para instrumentos solistas diversos. Las expresiones Las tres bes o La santa trinidad (frase acuñada por Hans von Bülow) se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como tres de los mayores compositores de la historia de la música.



[+] Mas noticias (Johannes Brahms)
20 jul
Cuestión de Sensi...
14 jul
Ópera Perú
6 jul
Música Clásica - ...
2 jul
Ya nos queda un d...
16 jun
Ópera Perú
15 jun
Cuestión de Sensi...
12 jun
Ópera Perú
30 may
Yahoo! Noticias A...
30 may
Yahoo! Noticias C...
30 may
Yahoo! Noticias M...
27 may
Ópera Perú
24 may
Pablo, la música ...
22 may
Ópera Perú
12 may
Ópera Perú
12 may
Ya nos queda un d...
9 may
Ópera Perú
4 may
Ópera Perú
16 abr
Ópera Perú
15 abr
La Danse de Puck
15 abr
Ópera Perú

Johannes Brahms




Brahms en la web...



Johannes Brahms »

Grandes compositores de música clásica

Cancion De Cuna Piano Viena Clara Schumann Requiem Concerto

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...