Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Johannes Brahms

miércoles 29 de julio de 2015


Ya nos queda un día menos

Ayer

Cuarta de Brahms por Dudamel

Ya nos queda un día menosYa he expresado varias veces mi opinión sobre Gustavo Dudamel: un señor con un talento inmenso, pero sumamente irregular y perjudicado por una considerable vena hortera. Por eso mismo me ha sorprendido su sensacional dirección de los dos Conciertos para piano de Brahms en la grabación junto a un inspiradísimo Daniel Barenboim como solista que acaba de salir al mercado. La referida sorpresa no viene por el hecho de que Dudamel se muestre vehemente, apasionado y comunicativo a más no poder, pues estas son reconocidas señas de identidad del artista. sino por el hecho de que esta vez el joven maestro venezolano haya controlado todo ese fuego y lo haya encauzado en unas interpretaciones que, además de estar estupendamente planificadas, también saben ser concentradas, meditativas y hondas cuando deben. Y más sorprende aún que tanto el sonido como el fraseo sean cien por cien brahmsianos, dentro de la más pura tradición centroeuropea de los grandes maestros. ¿Será Barenboim, me pregunté, el que en realidad dirija desde el piano? Movido por la curiosidad, me he hecho con la descarga digital en alta resolución de la Cuarta sinfonía registrada en vivo en junio de 2011 frente a la orquesta de la que el venezolano aún es titular, la Filarmónica de Los Ángeles, editada en la serie DG Concerts. Y la respuesta queda clara: siendo muy posible que Barenboim le haya dado más de un consejo, y teniendo mucho que ver con el resultado de ese registro la excelencia de una orquesta, la Staatskapelle de Berlín, que no solo está en su mejor momento técnico sino que ha conservado como pocas toda la gran tradición centroeuropea, es Dudamel el principal responsable del éxito. Porque esta Cuarta de Brahms tres años anterior, sin ser de referencia, es una interpretación de altura considerable que se caracteriza precisamente por su voluntad de seguir –se nota un poco la impostura, todo hay que decirlo– a los grandes maestros. Esta es una Cuarta que suena a Brahms, tanto por el empaste peculiar tan difícil de conseguir –particularmente con una orquesta que tampoco se cuenta entre las mejores– como por el peculiar fraseo, mórbido y elástico, lleno de ternura, de efusividad y de un especial sentido de lo vaporoso, que necesita este repertorio. Es además una Cuarta sorprendentemente otoñal, lírica y reflexiva, dilatada en los tempi, ajena a los ardores juveniles, mucho antes esencial que vehemente o contrastada, que si pierde un tanto es precisamente porque Dudamel, deseoso de “ser como los grandes” sin saber del todo como hacerlo, no termina de inyectar tensión interna y garra a los pentagramas, perdiéndose un tanto la unidad en el trazo –resulta un tanto parsimoniosa– y la sinceridad emocional en los grandes clímax. Le haría falta una dosis mayor de nervio, de intensidad, de sentido dramático y de empuje dionisíaco, elementos que son perfectamente compatibles con los antes referidos, como se demuestra en el magnífico scherzo (Allegro giocoso) de esta Cuarta o, sobre todo, en los referidos Conciertos para piano junto a Barenboim. En cuanto a estos, no tengo mucho que añadir sobre lo escrito por Ángel Carrascosa en su blog, texto que suscribo al cien por cien. De momento el compacto sólo circula en edición limitada para España, a raíz de los conciertos del de Buenos Aires en nuestra tierra. Pronto se comercializará a nivel internacional: háganse con él, no lo duden.

Cuestión de Sensibilidad

26 de julio

Luto

tal vez no hayas sido la mejor del mundo, ¡es imposible! pero a mí me has querido más allá de lo que exigen  las leyes... a mi suegra (1927-2015) RIP Gracias. Seguro que te hubiese gustado: (vídeo Barbebleuei) Elisabeth Schwarzkopf Philarmonia Ochestra & Chorus Otto Klemperer El quinto movimiento "Ihr Habt Nun Traurigkeit" de Ein deutsches Requiem, Un Requiem Alemán, de J. Brahms, habla de dos pilares de la fe cristiana: la Resurrección y el Consuelo. Musicalmente introduce a la soprano solista quien, con el Coro, aporta la Paz mayestática, aquella que reconocemos, y agradecemos, desde el gran Bach.




Ópera Perú

17 de julio

Al encuentro de músicos peruanos

(Difusión) La Sociedad Filarmónica de Lima presenta por primera vez como parte de su Temporada de Abono 2015, el ciclo denominado AL ENCUENTRO DE MÚSICOS PERUANOS, que se realizará los días lunes 20, martes 21 y jueves 23 de julio a las 7:45 p.m. en el Auditorio Santa Úrsula. Se trata de una serie de conciertos dedicados a la promoción de los logros de un grupo de jóvenes músicos, la mayoría de ellos con una importante trayectoria desarrollada en Lima y en el extranjero. El ciclo se inicia el lunes 20 con la presentación de la pianista Priscila Navarro, quien interpretará las Variaciones Golberg, BWV988 de J.S. Bach. La segunda parte del programa de esa noche estará a cargo del chelista Johann Aparicio-Bohórquez, quien acompañado de Priscila Navarro interpretará la Polonesa brillante op. 3 de F. Chopin y Le grand tango, de A. Piazzolla. El martes 21 es el turno del pianista Claudio Constantini. En la primera parte de su recital, interpretará Estampas, Imágenes (libro I y II) de C. Debussy; para luego ofrecer en la segundaTres intermezzos, op.117, de J. Brahms; y Sonata N° 3 op. 58 en si menor, de F. Chopin.El ciclo culmina el jueves 23 de julio con la presentación del más joven del grupo: Gabriel Gutiérrez. Durante su participación en la primera parte del concierto, Gutiérrez interpretaráSonata para piano Nº 1 op. 2, de L. van Beethoven; Arabesque Nº 1, de C. Debussy; y Fantaisie Impromptu op. 66, de F. Chopin. En la segunda parte, el Cuarteto Nueva Lima Clásica se hará presente interpretando Cuarteto Nº 2 para cuerdas, de A. Borodin. Priscila Navarro es estudiante de piano en la Florida Gulf Coast University y tiene una beca integral de la famosa casa de pianos Steinway. Inició sus estudios con la maestra Lydia Hung en el Conservatorio Nacional de Música del Perú, donde mantuvo el primer puesto en su sección durante los seis años de estudio, además de obtener el premio a la excelencia, otorgado al mejor alumno de todas las secciones. Ha ganado el concurso de la Music Teachers National Association, y calificó entre los siete mejores pianistas de EE.UU. Además, obtuvo el primer lugar en los concursos Gray Perry y Byrd de la Florida State Music Teachers Association. En el 2012 recibió el primer lugar en el Concurso Internacional Frederick Chopin organizado por la Fryderyk Chopin Society of Texas, EE.UU. Parte del premio incluyó su debut en Carnegie Hall, en marzo del 2013. Johann Aparicio-Bohórquez inició sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música, con los maestros Annika Petrozzi, Miguel Reyna y César Pacheco. A partir del 2003 siguió  estudios en la Musikhochschule Köln y Hochschule für Musik Frankfurt. Ha sido becado por la institución Yehudi Menuhin en Frankfurt y la Villa Musica en Rheinland-pfalz, y se ha presentado como solista en festivales como  Schleswig-Holstein Musik Festival, Tanglewood Festival, Festival de Musique Bordeaux, entre otros. Ha ofrecido recitales para  la  Radio del SWR Stuttgart y WDR Köln, y en diciembre del 2014 hizo su debut con la famosa pianista rusa Elisabeth Leonskaja. Se ha desempeñado como chelo principal de la Staatskapelle Weimar, durante la temporada 2010/2011; y a partir del 2012 es el chelo principal de la Philharmonisches Orchester der Stadt Heidelberg. Claudio Constantini es pianista, bandoneonista y compositor. Comenzó sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música bajo tutela de su padre, el pianista Gerardo Constantini. Se graduó con honores como concertista de piano en el Conservatorio de Lahti en Finlandia y del programa de maestría de piano del Conservatorio de Rotterdam en Holanda. Ha obtenido también el Diplome de Concert de la Schola Cantorum de París. Ha actuado en importantes teatros como el Teatro Real de Madrid, Concertgebouw Amsterdam, Filarmónica de San Petersburgo, Ópera de Munich, entre otros. Desde el año 2012 es organizador y profesor asistente del prestigioso curso internacional Primavera Pianística, que se realiza en Bélgica, además de organizar el concurso internacional de piano del mismo nombre. Ha ganado el primer premio del Concurso Astor Piazzolla (Milán) y el Concurso Internacional Litmann (Nueva York). En el 2008 el gobierno Holandés le otorgó el Premio HSP Huygens a la excelencia en estudios artísticos.  El cuarteto Nueva Lima Clásica se funda el año 2014, como resultado de la iniciativa cultural denominada Nueva Lima Clásica, cuyo objetivo principal es el fomento de la música de cámara en el Perú a un alto nivel artístico.  En noviembre del 2014, el cuarteto realiza su primera presentación en el Auditorio del Centro Cultural Ricardo Palma de Miraflores, con un exitoso debut. La agrupación está integrada por  los violinistas Marnix Willem Steffen (Holanda/Perú) y Alison Denayer (Bélgica/Perú), la violista Cecilia Baltierra (Perú) y el violonchelista José Quezada (Perú).  Gabriel Gutiérrez García nació en 1997. Actualmente cursa sus estudios del bachillerato alemán en el Colegio Alexander von Humboldt. Comenzó sus estudios de piano a los seis años con Lydia Hung. Hace cinco años estudia con el maestro José Luis Madueño y ha tenido una serie intensa de clases maestras con Helge Antony, quien lo acompaña ahora como mentor. Venta de abonos y entradas: Teleticket de Wong y Metro.

Ópera Perú

4 de julio

Sam Haywood con la Sociedad Filarmónica

Pianista inglés vuelve como solista para ofrecer concierto dedicado a Schubert, Brahms y Chopin.(Difusión) La Sociedad Filarmónica de Lima anuncia la realización del VIII concierto de su Temporada de Abono 2015, que estará a cargo del pianista inglés Sam Haywood y que se llevará a cabo el martes 7 de julio a las 7:45 p.m. en el Auditorio Santa Úrsula. Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.Haywood, quien nos visitó por primera vez junto a Joshua Bell en el 2012, ha preparado para esta noche el siguiente programa: Sonata para piano D960, de F. Schubert e Intermezzo op.117 N°2 y Rapsodia op. 119 Nº 4, de J. Brahms. Asimismo, interpretará Cuatro valses, Scherzo N° 1 en si menor, op. 20; Larghetto del Concierto para piano y orquesta Nº2 en fa menor, op. 21 y Polonesa op. 53 “Heroica”, de F. Chopin. Sam Haywood ha ofrecido conciertos en las salas de concierto más importantes del mundo, recibiendo muy buenos comentarios por parte de la crítica especializada. Como músico de cámara, es compañero habitual de Joshua Bell y Steven Isserlis, y se presenta con diversas agrupaciones. Ha grabado para el sello Hyperion las obras para piano del compositor ruso Julius Isserlis, abuelo del violonchelista Steven Isserlis. Su último disco Composers in Love, reúne muy queridas y poco conocidas piezas inspiradas en las musas de compositores. Para celebrar el año del bicentenario de Chopin, Haywood hizo una grabación de estreno mundial en el propio piano Pleyel de Chopin, que forma parte de la colección Cobbe expuesta en Hatchlands. También participa en el disco ‘Musical Gifts’, de Joshua Bell para Sony Masterworks. Tras su éxito en la competencia BBC Young Musician of the Year, la Royal Philharmonic Society le otorgó el prestigioso Premio Isserlis. Estudió con Paul Badura-Skoda en Viena, donde surgió su pasión por la ópera. En la Royal Academy of Music de Londres, tuvo como mentora a la maestra Maria Curcio, discípula de Artur Schnabel. Ha ofrecido además conciertos privados para la Princesa Diana, el Príncipe Michael de Kent, Hillary Clinton y Xi Jingping, Presidente de la República Popular China. Haywood es cofundador y director artístico del Solent Music Festival, que se realiza todos los años en Lymington (Reino Unido) y que combina recitales de artistas de renombre internacional con proyectos en la comunidad local. Es además embajador de la West Lakes Academy, ha escrito una ópera para niños y participa regularmente en conciertos familiares, talleres y clases magistrales. Su Canción de los Pingüinos, para fagot y piano, ha sido publicada por Emerson Editions.Es también el inventor del método Memory Stars, que puede reducir drásticamente el tiempo necesario para memorizar partituras, o cualquier texto impreso. Venta de abonos y entradas: Teleticket de Wong y Metro.



Ya nos queda un día menos

3 de julio

Bruce Broughton en Sevilla

Hace veinte o veinticinco años el concierto de ayer me hubiera entusiasmado: Bruce Broughton (Los Ángeles, 1945) en el Teatro de la Maestranza dirigiendo a la Sinfónica de Sevilla en un programa que incluía obra cinematográfica propia en la segunda parte y ajena en la primera. Pero uno se va haciendo viejo y los gustos van cambiando, y lo que antes amaba con locura -la música escrita para la gran pantalla- ahora me interesa bastante menos que los Beethoven, Brahms y compañía. Claro que también el problema de que lo de anoche me aburriera a ratos puede deberse a que, dicho sea sin ánimo de ofender a mis admirados organizadores del evento, las obras no estuvieran siempre bien escogidas. Se abría el programa con el tema escrito para Los Vengadores por Alan Silvestri, el otro compositor que, junto con el protagonista de la velada, renovó el sinfonismo de mediados de los ochenta a la sombra más de John Williams que de Jerry Goldsmith, pero sin la inspiración de ninguno de ellos (no me olvido del recientemente fallecido James Horner, pero ese seguiría pronto otro sendero muy distinto). Volviendo a The Avengers, el tema es una perfecta muestra del tan correcto como un tanto vacío buen hacer de Silvestri, de quien un servidor hubiera preferido escuchar su Capitán América o, por descontado, Regreso al futuro. Siguió El último samurai, de Hans Zimmer: música "de sintetizadores" transcrita para gran orquesta con resultados efectistas y pretenciosos a más no poder, señas de identidad de un compositor al que no dudaría de tachar de mediocre si no fuera porque al principio de su carrera hizo cosas muy interesantes y recientemente nos ha legado una obra maestra absoluta llamada Interstellar. El tema de amor de El primer caballero es bonito, pero la suite de la partitura escrita para la ridícula cinta de Jerry Zucker se antoja en exceso larga para la escasa inspiración evidenciada por mi otras veces admiradísimo Jerry Goldsmith, de quien minutos más tarde se ofrecería su -esta vez sí- excelente música para Star Trek: Primer contacto. Completaban la primera parte la vistosa marcha de Basil Poledouris para Starship Troopers y el poco interesante tema principal -el resto de la partitura está mejor- del propio Broughton para Perdidos en el espacio. La música de este autor resulta fácil de definir: sinfonismo entroncado en la escuela estadounidense de los Copland y compañía, ese mismo que explicaba de maravilla Leonard Bernstein en uno de sus célebres conciertos para escolares, y del que aquí brevemente podemos señalar su carácter en buena medida épico y afirmativo, su lirismo sencillo un tanto naif y su atención centrada mucho antes en la fuerza melódica que en los aspectos tímbricos, rítmicos y armónicos de la escritura. En este sentido, Broughton ha sido el más claro continuador de esa senda cinematográfica que se abre con el citado Copland, continuó con Elmer Bernstein y alcanzó su mayor inspiración y popularidad con el hoy anciano John Williams. ¿El problema? Pues que la inspiración de Broughton no suele ser muy elevada, y al final uno tiene la sensación de que sus partituras para la atracción de Eurodisney From Time to Time, el videojuego Heart of Darkness -interesantes hallazgos humorísticos aquí- y las películas De vuelta a casa y Los rescatadores en Cangurolandia podrían ser perfectamente intercambiables; incluso también lo podría ser Tombstone si no fuera por su inconfundible sabor a western. Al final, la verdad sea dicha, uno no sabe su dejarse llevar por la sencillez y el vuelo lírico de sus melodías o enojarse por la ampulosidad de los metales y la percusión, o por sus tan efectivos como vulgares contrastes decibélicos. A destacar, eso sí, tres partituras de mediados de los ochenta que le dieron justísima popularidad a su autor: Más allá de la realidad, Bigfoot y los Hendersons (primer disco que tuve de Broughton, aquí en divertidísimo homenaje a Haydn y Mozart) y, sobre todo, El secreto de la Pirámide, obra maestra absoluta en la que su autor evidenció una muy apreciable inspiración en las melodías, un espléndido dominio de la orquestación y, sobre todo, una manera de escribir música minuciosamente descriptiva ("Mickey Mousing" se llama a eso) alcanzando la más extraordinaria categoría musical. De las interpretaciones no hay mucho que decir: como evidenciara en sus grabaciones de Jason y los Argonautas y Julio César (Bernard Herrmann y Miklós Rózsa respectivamente), Broughton es muy buen director de orquesta, así que no tuvo problemas en obtener un excelente partido de la Sinfónica de Sevilla, especialmente de unos metales a los que aquí se exigió potencia y redondez en grado sumo. Los violines me gustaron menos: cuando hubo que imitar a Mozart en Bigfoot, la ROSS evidenció sus habituales problemas con el clasicismo. Expresivamente Broughton también lo hizo muy bien, mostrándose centrado y entusiasta, aunque eché de menos matices en las dinámicas y cuidado en las transiciones, muy particularmente en Star Trek, que me sonó en exceso rígido y acartonado. Dos propinas: la magnífica Silverado -otro de sus grandes logros de juventud- y la más aristada y sombría Moonwalker, escrita para una cinta protagonizada por Michael Jackson. Entusiasmo indescriptible entre un público lleno de frikis (las entradas volaron: yo me saqué la mía en cuanto se pusieron a la venta) al terminar un concierto que, de haberse escogido con más tino el repertorio, podía haber sido mejor de lo que a la postre terminó resultando. En cualquier caso, ¡enhorabuena y que se repita! Sevilla necesita volver a ser el referente en música de cine que fue durante años.

Ópera Perú

30 de junio

Una noche mágica con Evgeny Kissin

Fotos © Sociedad Filarmónica de LimaVII Concierto de Abono - Sociedad Filarmónica de Lima. Auditorio Santa Úrsula. Evgeny Kissin, piano.Programa: Mozart, Sonata no. 10, K. 330; Beethoven, Sonata no. 23 "Appassionata", Op. 57; Brahms, 3 Intermezzi, Op. 117; Albéniz, Granada, Cádiz, Córboba, Asturias; Larregla, ¡Viva Navarra!. Bises: Granados, Danza española n° 5 (Playera andaluza); Chopin, Polonesa op. 53 (Heroica); Mazurca op. 68 n° 2.Por Gonzalo Tello (Ópera Perú)Sin dudas podemos decir que la primera presentación en Lima del pianista ruso Evgeny Kissin ha sido el mejor evento musical en lo que va del año. ¿Cómo un pianista puede lograr tan increíble resultado? Eso es algo que saben críticos y público que han seguido con admiración a este artista desde su temprano debut a inicios de la década de los años 80. Su gran salto a la fama lo dió en 1984 con la interpretación de los conciertos para piano de Frédéric Chopin con la Orquesta Filarmónica de Moscú, bajo la batuta de Dmitri Kitaienko. La grabación de esta histórica interpretación fue éxito de ventas y el inicio de una brillante carrera del artista nacido en el seno de la Unión Soviética.Gracias a la Sociedad Filarmónica de Lima pudimos verlo este sábado en el Auditorio Santa Úrsula, presentando un programa bastante variado e intenso preparado para esta gira sudamericana, la cual marcó su regreso luego de casi dos décadas por estos lares. Lo que hizo Kissin en este debut en Lima fue mágico.Sigue a Ópera Perú en Facebook y Twitter.Una de las características especiales de esta presentación fueron las extremas medidas de cuidado que el equipo de producción tuvo respecto a los ruidos molestos. A teatro lleno, se hizo hincapié en apagar celulares. Es sabido que el artista, además de cobrar un enorme caché, tiene diversas demandas: Solo interpreta en piano Steinway, prohíbe las grabaciones de todo tipo y pide evitar fotos, sonidos de celulares y otros artefactos. No solamente son justificadas las exigencias del artista y sus representantes, sino que romper estas reglas podrían desencadenar una crisis de nervios en el, ya que tiene pánico escénico. El recital se inició casi puntual, con un Kissin saliendo raudo a escena. Una de las mejores maneras de describir a este excéntrico artista podría ser por su extremo respeto por la tradición, percibido desde la sonata no. 10 de Mozart. Lo mas destacado fue la sutileza, gracia y perfectos tiempos con que Kissin acariciaba el teclado, como si fuera de seda, y dando uso justo de los pedales. La siguiente obra era del todo diferente e interpretada de una manera muy romántica: La sonata no. 23 "Appassionata" de Beethoven, composición de carácter lúgubre, de similar estilo que la marcha fúnebre de la "Eroica". Kissin le imprimió nostalgia y fuerza a la interpretación de esta obra que es casi una sinfonía, por su estilo melódico y compleja estructura. Si su Mozart arrancó ovaciones del público, esta Appassionata hizo que gran parte del público lo aplaudiera de pie.En la segunda parte esperamos sentados unos 15 minutos a que Kissin vuelva al escenario, ya que hubieron dos interrupciones de celulares en la primera parte, que deben haber puesto nervioso al pianista. Luego de los esfuerzos porque el público entienda que deben apagar sus teléfonos, el artista salió a interpretar una pieza íntima y pastoral: Tres intermezzi, Op 117 de Johannes Brahms. Estas tres piezas son como cantos de cuna y Kissin las trató con mucha entrega. Una de las cosas que mas llamó la atención fue ver como el se entregaba a la lírica de la obra y la música lo inundaba de pies a manos, murmurando las notas y gesticulando de forma melodramática. Estos extraños gestos obligaron al público a conectarse por completo a la interpretación.Seguidamente escuchamos cuatro piezas escritas por Isaac Albéniz, extraídas de la Suite Española (Granada, Cádiz, Asturias),y de los Cantos de España (Córdoba). Kissin le imprimió sabor y color español a estas piezas, pero con virtuosidad chopiniana, al estilo de sus mazurkas. Inmediatamente cerró el recital con ¡Viva Navarra!, jota para concierto del español Joaquín Larregla, obra en extremo virtuosa sobretodo para la mano derecha, que Kissin interpretó con perfección y ritmo. No siempre tocó todas las notas en los arpegios y escalas cromáticas, pero eso da a este tipo de presentaciones en vivo el toque humano. Las ovaciones no pararon, y Kissin se mostró generoso saliendo varias veces a agradecer y regalando 3 bises: Primero fue una obra complementaria a las recíen interpretadas, la Danza española n° 5 (Playera andaluza) del español Enrique Granados. Luego, de Frédéric Chopin, escuchamos la Polonesa op. 53 (Heroica) y la Mazurca op. 68 n° 2. Como dije en un articulo pasado, desde la presentación András Schiff en 2012 sobre el mismo escenario y piano, no veíamos a un pianista de tal envergadura y repercusión. No estaba equivocado, y los presentes a esta noche histórica podrán estar de acuerdo conmigo.

Johannes Brahms
(1833 – 1897)

Johannes Brahms (7 de mayo de 1833 - 3 de abril de 1897) fue un pianista y compositor alemán de música clásica del Romanticismo. A Brahms se le considera el más clásico de los compositores románticos, manteniéndose fiel toda su vida al clasicismo romántico y conservador influenciado por Mozart, Haydn y en especial Beethoven. Fue posiblemente el mayor representante del círculo conservador en la “Guerra de los románticos”. Sus oponentes, los progresistas radicales de Weimar, estaban representados por Franz Liszt, los miembros de la posteriormente llamada Nueva Escuela Alemana, y por Richard Wagner. Nació en Alemania, donde su obra romántica, conservadora y con un clasicismo muy contenido no fue bien recibida. Debido a esto, en 1862 se autoexilió en Viena, donde creó lo mejor de su repertorio sinfónico y de conciertos para instrumentos solistas diversos. Las expresiones Las tres bes o La santa trinidad (frase acuñada por Hans von Bülow) se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como tres de los mayores compositores de la historia de la música.



[+] Mas noticias (Johannes Brahms)
29 jul
Ya nos queda un d...
27 jul
Esfera Wordpress
26 jul
Cuestión de Sensi...
17 jul
Ópera Perú
8 jul
Esfera Wordpress
4 jul
Ópera Perú
3 jul
Ya nos queda un d...
30 jun
Ópera Perú
25 jun
Ópera Perú
22 jun
Ya nos queda un d...
22 jun
Scherzo, revista ...
18 jun
Ópera Perú
17 jun
Scherzo, revista ...
16 jun
Esfera Wordpress
10 jun
Pablo, la música ...
9 jun
Esta noche barra ...
7 jun
Cuestión de Sensi...
6 jun
Pablo, la música ...
5 jun
Ópera Perú
18 may
Google Noticias E...

Johannes Brahms




Brahms en la web...



Johannes Brahms »

Grandes compositores de música clásica

Cancion De Cuna Piano Viena Clara Schumann Requiem Concerto

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...